Cuidados básicos de una hiedra de interior

En el artículo de hoy os vamos a dar algunos consejos para cuidar a nuestra Hiedra o Hedera de interior. Si no tienes mucho conocimiento sobre jardinería, la hiedra es ideal para ti. Se trata de una planta muy resistente, muy fácil de cuidar y que durará muchos años con una belleza impecable.

  • Iluminación:

Es una planta que crece con mucha luz solar, aunque soporta muy bien los lugares con sombra. Aún y así, debemos evitar la exposición directa al sol porque puede blanquear sus hojas.

  • Temperatura:

Nosotros recomendamos ubicar la planta en un ambiente fresco, con unas temperaturas que oscilen entre los 14 y 19 grados. Además, como suele ser habitual en las plantas de interior, debemos evitar colocar nuestra planta cerca de la calefacción durante los meses de invierno.

  • Riego:

La hiedra es una planta que no requiere de mucha agua. En los meses más calurosos bastará con regarla unas dos veces por semana. En cambio, en invierno, con una sola dosis de agua a la semana será suficiente. Para un perfecto cuidado, añade un poco de abono líquido diluido con agua cada 15 días. ¿No sabes qué tipo de abono? Acércate a tu centro de jardinería afiliado a Grupo Jardín y deja asesorarte por nuestros profesionales.

  • Poda:

Recorta las puntas a finales de verano o si realizas un cambio de maceta.  Es proceso ayudará a que la planta tenga una presencia más compacta y crezca con los tallos más fuertes.

  • Plagas:

Deberás tener especial cuidado con las bacterias  antracnosis y la negrilla) , así como con las plagas de araña roja, cochinillas, pulgones, y trips.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *